Vertele

Lo sabemos todo antes

Logo de Terra Entretenimiento
Este portal esta auditado por OJD
jueves, 20 de Noviembre de 2014

Lo sabemos todo antes

Un libro de investigación sobre la prostitución provoca polémica sobre la doble vida de algunas presentadoras y tertulianas habituales de la televisión. Lluvia de nombres y acusaciones con amenazas de denuncias

05.03.2004

La publicación del libro “El año que trafiqué con mujeres”, del periodista Antonio Salas (pseudónimo), que este jueves ha llegado a las librerías de España, ha desatado una auténtica caza de famosas de televisión que se dedican a la prostitución de lujo.

Famosas a la carta

Antonio Salas incluye un capítulo, el undécimo, titulado “Books: famosas a la carta”, en el que revela que existen redes que comercializan los servicios sexuales de mujeres muy conocidas por su presencia constante en el mundo de la televisión. El primer contacto se produce en Barcelona donde, en una agencia, le comunican que los servicios de estas famosas cuestan entre 5000 y 10.000 euros por hora. Antonio Salas tiene ocasión de consultar un “book” en el que aparece Malena Gracia, a la que cita porque ella ha reconocido públicamente que se ha dedicado en algún momento de su vida a esta profesión. Pero comprueba también que “conocidas actrices, presentadoras de televisión y modelos se dedican a la prostitución de lujo, no sólo Malena Gracia”.

Hasta seis millones por una hora de placer

Salas habla con Priscilla, una prostituta rumana, que le introduce en el sórdido mundo de la prostitución de lujo. Le comenta que para estos servicios, el precio mínimo hace tres años eran 150.000 pesetas y la chica más cara eran seis millones. La más cara era M.S.

Y escribe: “Priscila había pronunciado el nombre de una famosísima presentadora de televisión. Me quedé anonadado, pero intenté mantener la compostura.Se suponía que, como proxeneta profesional, no deberían impresionarme aquellas revelaciones. Todos los periodistas de España hemos escuchado rumores sobre famosas actrices, modelos, cantantes o presentadoras que ejercían la prostitución en secreto, pero aquella voluptuosa y exuberante rumana me explica con toda naturalidad que una de las presentadoras más famosas de la televisión era su compañera de burdel hace sólo tres años. (…)”

El periodista relata que en las ofertas que se ha encontrado se encuentra una de las top-model españolas más importantes, habitual en las pasarelas Gaudí, Milán o Cibeles y modelo del año; o una conocida presentadora de televisión, improvisada náufraga en una famosa isla.

Un empresario con el que contacta, de nombre Manuel, le explica:

-”Mira, una tía como Priscila, reconocerás que es una mujer espectacular.Pues una como ella puede costar de 100.000 a 150.000 pesetas el polvo. Pero si apareciese como portada de Interviú, MAN, Cosmopolitan, o cualquier otra revista importante, ya podría cobrar más. No sé, quizá 200.000 o 250.000. Pero si sale en televisión, ahí es cuando realmente empieza a tener morbo. Yo he conocido a muchas azafatas de programas, o actrices que han hecho pequeños papeles, o que hacen spots comerciales. Una de ésas te puede costar 300.000 o hasta 500.000. Aunque todo esto es muy relativo. Pero las famosas de verdad, las presentadoras, actrices, cantantes, etcétera, ésas no te bajan del millón de pelas. Y dependiendo de que estén haciendo ahora algún programa importante o alguna película de éxito, te pueden cobrar hasta seis.”

Rodríguez Menéndez vuelve a la carga

Estos hechos ya habían sido revelados hace dos años en la revista “Dígame”, propiedad de Emilio Rodríguez Menéndez, que se dedicó a una auténtica persecución para desvelar los nombres de las personas que realizaban esta actividad.

Aprovechando la publicación del libro, el polémico abogado ha vuelto a retomar el tema, ha aparecido en programas de televisión en horario diurno, y ha contado lo que cree saber. “Nosotros, hace más de dos años, hicimos una serie de reportajes muy concretos, en el que acreditamos minuciosamente que ese grupo de pseudofamosas, de ganadoras
y finalistas de “Hotel Glam”, algunas de “Gran Hermano”, y otras
especialistas en montajes, que no trabajan en nada, que viven del cuento,
se levantan a las 3 de la tarde, se acuestan a las ocho de la mañana, y
no trabajan en nada, de algo tienen que vivir. Investigamos que hay
muchas famosas, que la gente las considera famosas, que son simples
putas, putas de lujo, que su caché subía de acuerdo a las veces que
salían e iban a televisión”.

Rodríguez Menéndez desvela que hay mucha gente implicada en este
negocio: “Sí, gente muy famosa y conocida. Cuando las veo sentadas en
los programas de corazón, sentadas como famosas… estarías mejor como
puta que es lo que eres”. Pero el abogado se ha atrevido a detallar los “cachés” de algunas famosas: “S. M. no era más de 200.000 pesetas, más o menos que el precio de Malena. En esa lista negra también esta M. S., fuimos los primeros que nos atrevimos a decirlo, su caché es de seis millones de pesetas”.

El abogado explica que todo esto “está a la orden del día, sólo tenéis
que pasaros por algunos lugares de Madrid, ver los álbumes, coger
cualquier diario, y ves a personajes famosos de televisión, tanto, llamar
teléfono tal, ellas mismas se anuncian”. Menéndez continuó dando más
nombres: “N. B. no lo niega, por lo menos lo reconoce, dijo
que se había tirado a la plantilla completa del Madrid, que lo hacía por
dinero. A. P. e I. R. también lo publicamos nosotros”.

El abogado niega que esté colaborando con Salas: “No tengo nada que ver
con el mundo este de la farándula, sólo me dedico a ganar pleitos. Supongo que el señor Salas habrá ido a la hemeroteca. D. C., que fue a Argentina donde creían que era una diosa, es una puta, tuve varios enfrentamientos con ella en la televisión argentina y terminó llorando, saliendo de los platós”.

Reacción de Sonia Monroy

Sonia Monroy ha reconocido implícitamente que en el mundo de la
televisión se ofrecen los favores sexuales de modelos y presentadoras a
cambio de dinero: “A todo el mundo le hacen proposiciones indecentes en
todo tipo de trabajos, pero no he accedido a ellas nunca porque creo que
soy una artista que tengo talento para cantar y bailar y no me hace
falta acostarme con nadie por dinero”.

Sonia confiesa que Antonio Salas, autor del libro “El año que trafiqué
con mujeres”, contactó con ella: “Se acercó a mí y me pregunto cuál era
mi caché, y yo le dije que 3.000 euros por cantar dos canciones que es
lo que cobro yo, y ya está. Es un malentendido, se ha hecho una montaña
de un granito de arena y en realidad no hay que darle más importancia”.

Asimismo, la joven ha avisado que el asunto puede pasar a los jueces
dependiendo del contenido del libro: “Está en manos de mi abogado,
estamos esperando a que salga el libro”. Pese a tener la conciencia
tranquila, comenta que sí esta enfadada: “La verdad es que sí, es un
tema que me ha perjudicado mucho a nivel moral, toda mi familia y todo
el mundo está muy dolido, es un tema que no es de mi agrado ni de mi
incumbencia, porque yo no tengo nada que ver con la prostitución,
siempre lo he dicho”.

Sonia también ha hablado de su relación con Malena Gracia: “Yo creo que
está enamorada de mí, que me persigue a los platós, nunca veréis en la
vida que esté ella en un programa y yo llame, siempre es ella, me voy a
un “Tómbola” y me llama, me voy a a “Crónicas” y me llama. Malena,
llámame si estás enamorada de mí”.

Otros casos

Antonio Salas recuerda los escándalos que se organizaron con las noticias de que María José Galera y Mónica Ruiz, concursantes de GH, se habían dedicado a la prostitución, y revela que el padre de Desi, participante en el mismo concurso, es un proxeneta muy conocido en Galicia como “El Suizo” donde regenta un conocido burdel. También escribe que ha reconocido en los “books” de algunos burdeles a gente que participó en “Confianza ciega”.

El periodista prefiere no revelar nombres en el libro, “por no ser tan cruel como Rodríguez Menéndez”, pero cita las iniciales, perfectamente reconocibles, de media docena de famosas de televisión.

Continuará

Todo este asunto acaba de empezar. Hoy ha salido el libro “El año que trafiqué con mujeres” al mercado y los magacines diurnos de las cadenas de televisión han empezado a tratar el tema y a competir rabiosamente por los invitados capaces de pontificar sobre si hay tantas famosas prostitutas o no. Empieza la ronda también de los programas especializados en corazón: “Tómbola”, “Salsa Rosa”, “¿Dónde estás corazón?”… ¿Quién da más?.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

Síguenos en Twitter

publicidad

Prohibida la copia, reproducción, difusión o distribución total o parcial de los contenidos de vertele.com por cualquier medio (material, electrónico, digital, etcétera), sin autorización por escrito de Vertele.