Hablamos con Rafa, el hijo propietario del restaurante Nuevo Da Vinci, cuyo padre ha cargado contra el cocinero de "Pesadilla en la cocina". Nos explica el drama familiar que ha impedido reflotar su negocio: "Nos iba de maravilla pero yo lo hacía todo y mi padre se iba de fiesta". "Al final me fui, mi relación con él está rota". "No me arrepiento de haber participado en el programa". "Solo tengo palabras de elogio para Alberto, mantenemos el contacto"

04.12.2012

Si en Kitchen Nightmares muchos negocios no logran salir adelante a pesar de las labores de Gordon Ramsay, en Pesadilla en la cocina sucede lo mismo: no se pueden hacer milagros. Tras publicarse el cierre de El Castro de Lugo, se ha conocido que el restaurante Nuevo Da Vinci, ubicado en Moraira (Alicante), se encuentra clausurado y Rafa, su propietario, se ha quejado de que los consejos de Alberto Chicote no le sirvieron para nada.

Vertele ha querido profundizar en las causas de este cierre hablando con Rafa Soler hijo, la persona que contactó con el programa de laSexta y Eyeworks Cuatro Cabezas para que el chef madrileño auxiliara al restaurante de su padre.

“Lo que ha pasado es lo que hacía antes. Cuando Chicote se fue, trabajé con mi padre en el restaurante durante todo julio y agosto. El local iba como un tiro. Facturamos el doble que los dos veranos anteriores, pero yo al final me fui en septiembre, porque en el tiempo que estuve, yo me encargaba de todo y él solo venía a hacer la caja. Y te puedes imaginar, si facturábamos más, y encima en una época como en verano, las fiestas que se montaba eran aún más grandes”, declara Rafa a este portal.

"Está en el mismo plan, y es una lástima porque en verano estábamos de maravilla"

“Creo que la razón por la que ha pasado todo esto es que por muchos que nosotros demos todo, si la persona principal, en este caso mi padre, no quiere hacer nada, poco se puede hacer. Él no quiere rehacer su vida, no hace nada de nada, como el público pudo ver en el programa".

Explicando a fondo las causas del cierre del restaurante, Rafa explica que “Al principio me culpaba a mí, a mi cocina, y ahora culpa a Chicote. El sabrá, solo quiere echar balones fuera, y quitarse un peso de encima. Está en el mismo plan, y es una lástima porque en verano el Da Vinci iba de maravilla. Empecé con ganas, pero a las dos semanas de ponerme a trabajar con mi padre, me arrepentí. Yo trabajaba y él estaba de fiesta”.

"No quiero saber absolutamente nada de él. Le di la última oportunidad en 'Pesadilla'"

Asimismo, confiesa que la relación con su padre está rota: “Al final he preferido marcharme y buscarme la vida por mi cuenta y cortar toda relación con él. No nos hablamos desde hace tres meses. No quiero saber absolutamente nada de él. Yo le di la última oportunidad en el programa. Hay un límite para todo”.

"Alberto se prestó a ayudarle y, ¿encima le echas la culpa?"

Rafa puntualiza que “Chicote puede hacer mil cosas, pero mi padre es una persona encerrada, no hace nada por y para nadie. No ha cogido el toro por los cuernos. No entiendo a mi padre, porque Alberto se prestó a ayudarle y, ¿encima le echas la culpa? Y sigue en sus trece diciendo que nuestras cocinas no valen para nada”.

"Con los cambios de Chicote lo teníamos todo, pero la gente se hartó y se fue"

Preguntado por si está satisfecho con la labor del chef madrileño, Rafa explica que “Chicote estuvo al 200%. No hay un pero en su labor, lo dio todo e hizo lo posible. Sus cambios fueron a mejor, fueron espectadores, la comida era fantástica, y encima fresca, de la zona. Lo teníamos todo, pero la gente se hartó y se fue”.

"Lo de que no nos dejaran limpiar la cocina no es verdad"

A la pregunta de si a su padre le pidieron que la cocina no se limpiara en días antes de la llegada del equipo de grabación, Rafa lo niega en rotundo: “Lo de la cocina que dice mi padre, no es verdad. Os enviaría ahora mismo alguna foto para enseñar cómo está”.

"No me arrepiento de participar en 'Pesadilla'. Lo hice para ayudar a mi padre"

Rafa insiste a este portal que en ningún momento se arrepiente de haber participado en Pesadilla en la cocina. “No me arrepiento. Lo hice de corazón, para intentar ayudar a mi padre. El tren pasa una vez en la vida, lo coges o no. Imagínate, solo diez restaurantes han participado por ahora en Pesadilla y fuimos elegidos. Nos quiso el programa, pero mi padre no quiso”.

"Mantengo el contacto con Chicote. Solo tengo palabras de elogio. Se involucró al 200%"

Sobre su futuro personal y profesional, Rafa solo quiere "rehacer mi vida con mis hermanos, mi mujer y mis hijos, pensar por mí”, y confirma que mantiene el contacto con Chicote: “Yo con Alberto siempre he mantenido el contacto. Nos mandamos mensajes a través de Whatsapp y nos hemos llamado. Yo ahora voy a abrir un espacio de restauración en la zona, y le he invitado a venga a cocinar conmigo. Solo tengo palabras de elogio. Se ha involucrado al 200%”.

"Pesadilla en la cocina" busca nuevos restaurantes para su segunda edición

Por otro lado, laSexta, a través de una promo en pantalla, ha iniciado la búsqueda de nuevos restaurantes que serán los protagonistas de la nueva temporada.

publicidad

Editar la configuración

LOS MEJORES VÍDEOS DE TERRA TV

publicidad

Síguenos en Twitter

publicidad


Cerrar
Conectar con Facebook

Cerrar

Página de registro

¿Como quieres registrarte?

  • Conectar por email
  • Conectar con Facebook

Prohibida la copia, reproducción, difusión o distribución total o parcial de los contenidos de vertele.com por cualquier medio (material, electrónico, digital, etcétera), sin autorización por escrito de Vertele.