Hablamos con el presentador estrella de Telecinco, que estrena este martes programa en prime time: "No siempre habrá finales felices". "Siento a mis 42 años como si hiciera algo por primera vez". Además, nos desvela que prepara ya su biografía ficcionada. Sobre la polémica de Kiko Rivera, dice que "me da igual lo que opine, no somos amigos". "No sé cuánto podrá durar el 'Sálvame Deluxe', pero me puedo esperar cualquier cosa"

23.04.2012

Jorge Javier Vázquez estrena nuevo programa. No le da miedo enfrentarse a otro reto, porque Hay una cosa que te quiero decir es “un nuevo registro y la culminación de un sueño”, al ser un gran aficionado a formatos de reencuentros y sorpresas.

Afirma que aunque “tampoco es un algodón de azúcar”, “se ha emocionado mucho” en la grabación de la primera emisión, especialmente con la historia en la que ha participado la cantante italiana Laura Pausini.

Deseando que gane el Barça en Champions, pero que “no haya prórroga” para no competir contra el partido, es consciente que como profesional puede recibir ataques,  pero prefiere no dar importancia a lo que piensen compañeros o espectadores.  Además, desea larga vida a Sálvame Deluxe, pero “nunca se sabe qué puede pasar”, y no da relevancia a los recientes comentarios de Kiko Rivera sobre su programa. “Me da igual lo que opine, no somos amigos”.

Como todavía le sobran energías para proyectos futuros, se encuentra escribiendo actualmente una novela autobiográfica que se publicará en invierno. También continua con una de sus grandes aficiones: cantar, algo que no descartaría potenciar cuando “la gente diga que no” a su labor como presentador de televisión. “No necesito nada más, al final lo que importa es trabajar”.

¿Por qué se ha pasado al mundo de las emociones fuera del corazón?

Porque soy muy espectador de este tipo de programas, me lo pasaba muy bien viéndolos. Soy de los que se quedan en casa y terminan llorando con la tele.

¿Ha llamado a Isabel Gemio para preguntarle sobre la experiencia de ‘Hay una carta para ti’?

No he hablado con ella. Sí que vi en su día el programa, lo que no me acuerdo si lo veía estando en Barcelona o en Madrid.

¿Qué diferencias hay entre los dos formatos?

No lo tengo muy claro.  El que he visto mucho es el formato italiano, que lo presenta Maria de Filippi, una auténtica institución en Italia. Y de lo que yo había visto, me llamaba más cómo lo hacían allí.

El programa español, al ser más largo de duración, ¿no va a resultar más dificil de ver al espectador?

Fíjate que a mí largo no se me hace. Conociendo la historia, al final terminas por engancharte, por estar pendiente. Cada emisión del programa será como ver una película con ocho finales, y no quieres de dejar de ver ninguno.

Podría decir que tiene una función de “psicólogo”, al estar con un invitado e ir preguntándole por sus sentimientos, por su estado de ánimo, su historia.

Los del programa lo tenemos muy machacado, les hacemos varias entrevistas antes de las grabaciones, y, en mi caso, además las he estudiado muy a fondo. Llevamos mucho tiempo trabajando, tanto que llegado hasta aprenderme los casos de los invitados. Cuando se sientan conmigo en el plató, sé perfectamente qué les ha ocurrido en el pasado, por qué están aquí.

¿La elección de hacer este programa es porque se sentía encasillado lidiando con tanto famoso? ¿Necesitaba oxigenarse y hacer otra cosa?

Yo nunca necesito nada (risas). Al final es trabajo, todo es un trabajo. Es verdad, a veces el cambio da miedo, cuando tienes un programa que va bien, como el caso de Sálvame donde llevamos tres años, es posible que en algún momento te sientas cansado. Pasas por etapas como en todo, a veces mejor, otras peor, pero nunca pienso en su final.

¿Este cambio le da miedo?

Ahora ya no, porque ya está grabado y hecho, y desde luego que para ser el primer programa estamos todos muy satisfechos. Yo lo he hecho lo mejor que he podido, pero hay cosas que no dependen de mí. Hay una cosa que te quiero decir es el programa que vería, me gusta cómo ha quedado. Si la gente no comparte ya tu gusto, ahí ya no tienes nada que decir.

Entonces, más que el temor al cambio, ¿es el cansancio por compaginar tantos espacios?

No, porque luego yo tengo mis vacaciones como las del todo el mundo. Cuando me toque, descansaré.

Pero sus jornadas son maratonianas, sin parar.

Sí. Esta última semana ha sido sin descanso. Hemos tenido pruebas de cámaras antes de Sálvame, el jueves pasado grabamos cuatro casos, el viernes hice el Deluxe, el sábado ensayé Hay una cosa.., y el domingo grabamos: entramos a las 3 y salimos a las 11. Pero este ritmo sólo ha sido para el primer programa, el resto ya no será así. Imagino que grabaremos en un solo día, porque sentimos que el ritmo fue bueno.

¿Espera liderar en audiencias en el estreno?

Fundamentalmente espero que el Barça no tenga prórroga. Soy del Barça, quiero que gane, no que pierda, pero espero que no haya prórroga…

¿Qué registro como presentador le va a permitir explotar ‘Hay una cosa que te quiero decir’?

Me gusta que en cada caso se haga una introducción de la historia. Me encanta ese momento mientras yo relato la historia y voy paseando por el plató. En la primera grabación, había una expectación, un interés increíble por parte de la gente. Me gustaba cómo el público escuchaba atentamente a los relatos.

En ‘Sálvame’ se ve su lado más serio o mordaz. ¿Se verá su lado más “blando” y bondadoso en su nuevo espacio?

Hombre, tampoco soy un algodón de azúcar (risas). Al final uno es lo que es. No sé qué idea tiene la gente de mí. El otro día di una entrevista a Karmentxu Marín de lo más normal, y ya vi que una publicación digital sacó “controvertidas declaraciones de Jorge Javier”. ¿Controvertidas? ¡Si lo más alto que dije fue “Buenos días”!.

¿Se pondrá una barrera para que las historias del programa no le afecten personalmente?

Por si se acumulan toda la vida (risas). Hay cosas que me llaman del programa, especialmente cómo la gente recuerda su primer amor como el elemento que le puede salvar de una vida triste, algo en lo que siguen pensando años más tarde como forma de mitificación. Es cierto que cuando ves los casos, piensas en ello, pero tampoco te puedes volver loco. Sinceramente, creo que no me pongo una capa protectora, tampoco sé cómo me ve la gente.

¿Le veremos emocionarse?

Sí, sí, claro que se me verá llorar. Lo hice con la historia por la que venía Laura Pausini. No obstante, ¡que manía tenéis de ver cómo nos emocionamos en televisión! ¿Vemos llorar a los presentadores de los telediarios cuando dan la noticia de una guerra? No sé, es que al final estás trabajando, pero no pasa nada si en un punto te emocionas, pero estás trabajando, no puedes olvidarte nunca de eso… Por ejemplo, la prima de riesgo (risas). ¿Qué debería hacer Ana Pastor?
¿Rasgarse las vestiduras?

Si le dieran alguna sorpresa, ¿qué le gustaría: el reencuentro con un antiguo amor, acercar posturas con algún famoso…?

Con algún famoso, qué aburrido, quita, quita. (risas). Es que no me gustaría, me gusta emocionarme cuando no es conmigo, cuando estoy viendo la televisión, pero luego no me gusta, me cuesta.

¿Alguna historia de amor del pasado en el programa le ha hecho recordar algún momento personal?

Fíjate que no (risas). Sé que es raro, pero sinceramente no.

En ‘Sálvame’ se le asocia con una imagen más ‘dura’. ¿Se merece esa consideración?

Si tuviera que pensar lo que millones de personas piensan de mí, me volvería loco. Aprendes a relativizar todo, a poner una cierta distancia. Puede sonar prepotente, pero hay críticas de las que se aprende aunque sean negativas. En cambio hay otras que, porque sabes por dónde van a ir, ya han dejado de afectarte.

Hay críticas o fotos, por ejemplo una que se ha publicado recientemente, que seguro que le han llegado.

Al final lo que diga sobre eso, va a ser el titular de esta entrevista. Y como quiero que se hable de Hay una cosa que te quiero decir…
De verdad, me he tirado muchas horas grabando para que al final de esta pregunta termine saliendo el titular de la entrevista.

En la rueda de prensa ha hablado de veto. ¿Se refiere a las declaraciones de Kiko Rivera contra Telecinco, ‘Sálvame’ y ‘Tú sí que vales’?

No, no. Me refiero a muchos famosos, porque ahora ya cualquiera veta.

¿Qué opina de las declaraciones de Paquirrín?

Me dan igual. No le conozco, no somos amigos. Todo lo que diga Kiko Rivera me da igual, pero ni para bien ni para mal. Yo creo que se equivoca, porque lo que hace es echar más gasolina. Sí soy amigo de Anabel (Pantoja) y le digo que intenten contener a su primo porque al final es alimentar todo este tipo de situaciones.

La reacción de decir ‘que se olvide Telecinco de mí’, ¿le perjudica más a él o a la cadena?

A mí me parece que en la situación en la que estamos viviendo todos, que se quiera que una cadena se olvide de ti… Pero bueno, a lo mejor lo que tiene él es un buena futuro como dj y a lo mejor no quiere hacer televisión. Al final, no sé… Es algo de cada uno.

Se habló recienemente de la posibilidad de la desaparición de ‘Sálvame Deluxe’. ¿El programa tiene vida para rato?

No lo sé. Recuerdo estar haciendo el Tomate, me llamaron un martes para decirme que el viernes se acababa… Así que ya me puedo esperar cualquier cosa.

¿Tiene otros proyectos?

Ando en ello. Ahora estoy escribiendo una novela pensada para que salga en invierno. Me han pedido una vista atrás, antes de mi llegada a Madrid. Es mi vida, pero novelada. He tenido que avisar a mi familia de que será ficcionada. (risas).

Con tantas horas y programas se ha convertido en la imagen de Telecinco.

No creo que sea la imagen de la cadena. No puedes vivir con esa idea, es que da una sensación de vértigo.

¿Piensa en tomarse un descanso?

Lo que tengo muy claro que cuando la gente diga que no, yo me voy a mi casa. Imagino que llegará un punto que a mí me gustará tener más tiempo libre. Hay un momento en la profesión que lo tienes que hacer todo, eso es así. O se está o no se está, pero no a medias. Significa hacer muchas horas y cosas. Como me aconsejó Concha Velasco una vez: ‘No dejes que nadie te sustituya’ y ‘No digas que no a nada’. A mí es que me cuesta muchísimo decir que no a algo.

De su larga lista, ¿tiene algún programa preferido?

Con todos me lo he pasado muy bien; en Telecinco, siempre. No podría escoger alguno. Me acuerdo que lo del Ondas me tocó al estar haciendo Sálvame Deluxe, y me gustó que me pillara trabajando aun cuando podría haber salido por ahí con los amigos.

¿Ha habido algún programa en el pasado que es posible que no le haya gustado tanto hacer?

En esta cadena, no. Es que todos los que he hecho han durado tanto… (risas). No, de verdad, por ahora no.

¿Y si en el futuro ya no le ofrecieran ningún proyecto en televisión?

Yo lo que quiero es cantar. Sigo dando clases, tengo alguna canción de Alaska que me sale muy bien. Mi repertorio es ‘Hoy puede ser un gran día’, ‘Miro la vida pasar’ de Fangoria, ‘Ni tú ni nadie’, ‘Un hombre de verdad’… Le dije a Alaska recientemente que cantaba alguna de sus canciones y me contestó: ‘Bueno, no son muy complicadas’. (risas). Cantar es lo que más me gusta. Ensayó cinco horas a la semana, no me importaría hacer giras. ¿Por qué no?

Síguenos en Twitter (@Vertele) y Facebook

publicidad

Editar la configuración

publicidad

Síguenos en Twitter

publicidad


Cerrar
Conectar con Facebook

Cerrar

Página de registro

¿Como quieres registrarte?

  • Conectar por email
  • Conectar con Facebook

Prohibida la copia, reproducción, difusión o distribución total o parcial de los contenidos de vertele.com por cualquier medio (material, electrónico, digital, etcétera), sin autorización por escrito de Vertele.