Lo sabemos todo antes

Logo de Terra Entretenimiento
Este portal esta auditado por OJD
domingo, 21 de Diciembre de 2014

Lo sabemos todo antes

Hablamos con Julio Muñoz, el reportero de "España Directo" que vivió en primera persona el terremoto de Lorca y que se salvó por poco de la tragedia al caerle, a pocos metros, la cabeza de la Iglesia de San Diego: "Conseguimos que el caos de Lorca fuera un poquito menos"

12.05.2011

Julio Muñoz es, desde ayer a las 18:00 horas, uno de los grandes nombres periodísticos y televisivos asociados a los terremotos de Lorca, dos seísmos de 5.1 grados en la escala Richter que han causado ya nueve muertos y casi 170 heridos en la localidad murciana.

El reportero de España Directo vivió como nadie la tragedia, no sólo por la cobertura ‘in situ’ que realizó para el programa de TVE, sino por ver cómo su vida corrió serio peligro al caerle, a pocos metros, la cabeza del campanario de la Iglesia de San Diego en una impactante escena que se dio en directo, y que ha abierto incluos los informativos de otros países como Francia y Reino Unido.

Pese a haberse acostado a las cinco de la mañana y despertarse a las ocho, y estar preparando ya el especial informativo de esta tarde en Lorca, Julio Muñoz habla con Vertele.com un día después de lo ocurrido.

¿Cómo digiere haberse convertido en protagonista involuntario del suceso?

La verdad es que, hasta que no me habéis llamado algunos medios, no me he dado cuenta del revuelo que se ha formado y de la gravedad. Llevo diez años en este trabajo y nunca había vivido algo con tanta tensión e intensidad. Apenas he dormido tres horas desde ayer y sé que todo esto es tremendo.

A la vista de las imágenes, usted se salvó de milagro…

En aquel momento no tuve la sensación de haber salvado la vida. Tiene que ver con ese inevitable punto de valentía o inconsciencia de los reporteros, que a veces nos creemos fuera del contexto de la noticia y que nada nos puede afectar, porque somos narradores y no personajes de lo que está ocurriendo. A pesar de habernos jugado la vida, a mí y a mi equipo no nos gusta ecplipsar la verdadera tragedia que son los fallecidos.

* Imágenes cedidas por Rtve.es

¿Cómo sintió el temblor?

Es como una ola que recorre y atraviesa el suelo. Te imaginas que se va a mover todo, de lado a lado, pero es como un plano que se graba desde un barco. Oyes los gritos ‘in crescendo’ de la gente y como si todo ocurriera a cámara lenta.

¿Qué recuerda del derrumbe del campanario?

De lo que no paro de acordarme es de la cinta de protección que estableció el agente de protección civil en torno a la iglesia de San Diego. Si ésta hubiera sido fijada sólo un par de metros más adelante, a lo peor no estaba ahora hablando contigo.

¿Qué otras imágenes se le han quedado grabadas en la retina?

Me impactó más ver a la gente ‘zombie’, gritando en esa ciudad fantasma al estilo de la película Mad Max, que la caída del campanario ante mis ojos.

¿Cómo logró mantener la entereza y seguir con el relato, micrófono en mano, en medio del caos?

Me considero una persona muy tranquila y sé que reaccioné bien y súper rápido, pero también te digo que, ocho de diez veces, tal vez salgo corriendo en vez a acercarme tanto. También lo hizo mi compañero el cámara, que supo captar todos los detalles del momento. Desde los bloques de piedra cayendo al suelo hasta el posterior campanario decapitado. Evidentemente, dentro de la tragedia, estas imágenes fueron un regalo periodístico.

Desde luego, su trabajo periodístico fue impecable…

El mérito es estar ahí. Haciendo un símil, el estar cuando se cae el árbol y no cuando éste ya se ha caído. Nuestro objetivo era ofrecer un relato humano y sentido, nada lacrimógeno y, a la vez, que sea útil, de servicio público y que sirva de altavoz para los ciudadanos. Ésa es la vocación de Televisión Española y la responsablidad de los que trabajamos en ella.

Suponemos que disponen de otras imágenes que no veremos por su crudeza…

Así es, las imágenes de los cadáveres no se van a emitir, ni tampoco algunas conversaciones realmente dramáticas que tuviemos con muchos de los afectados. No es nuestro estilo la espectacularización de la noticia y sí lo es nuestro compromiso ético.

¿En qué modo le afectó el desastre durante toda la cobertura?

Fue un caos informativo y, en algunos momentos, decidimos parar de grabar porque los testimonios eran desgarradores. Recuerdo el de un abuelo que me contaba que su nieto acaba de morir aplastado…

¿Y todos los medios allí desplazados lo hicieron igual?

No. Cuando fuimos al polideportivo donde estaban muchos de los desalojados, que se calculan en unos diez mil, era de noche y algunos compañeros seguían tomando planos con la antorcha de la cámara encendida y enfocando a la gente durmiendo. Nosotros la apagamos.

Tras lo de ayer, “España Directo” está en boca de todo el mundo, pero también lo ha estado en los últimos meses por su presumible cancelación a partir del próximo julio. ¿Cómo lo siente?

Todavía no nos han dicho si seguiremos seguro o no, sólo que tengamos tranquilidad y sigamos trabajando como siempre. Lo que sí tengo claro es que, aunque un culebrón tenga más audiencia, la televisión pública necesita un formato como éste.

Efectivamente, muchos pensamos como usted...

Gracias. Es verdad que sólo un programa como ‘España Directo’ puede ofrecer de manera ágil una información de estas características. Ayer, con la intensa cobertura para televisión y la ayuda que prestamos a los afectados, conseguimos que el caos de Lorca fuera un poquito menos.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

Síguenos en Twitter

Prohibida la copia, reproducción, difusión o distribución total o parcial de los contenidos de vertele.com por cualquier medio (material, electrónico, digital, etcétera), sin autorización por escrito de Vertele.